Una exposición itinerante para despertar el interés por lo nuestro

Una exposición sobre el patrimonio cultural de Santa Cruz de Tenerife ha recorrido todos los IES y centros concertados para concienciar a la población juvenil acerca de la importancia que supone la existencia de los Bienes de Interés Cultural (BIC), así como otras manifestaciones de interés histórico o artístico no englobados dentro de esta figura legal.

En diciembre de 2016 comenzó el periplo de esta exposición sobre el patrimonio cultural de Santa Cruz de Tenerife, una propuesta formativa y divulgativa de Cultania que ha contado con la financiación de la Concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y del apoyo constante de su titular, Yolanda Moliné. Se trata de una muestra conformada por seis paneles exentos que ha permitido que el alumnado se aproxime a unos elementos que forman parte de nuestro bagaje cultural, desconocidos para la inmensa mayoría. Así, la exposición se estructura en cinco grandes bloques que aluden al patrimonio arqueológico, etnográfico, arquitectónico, inmaterial y bienes muebles.

Los paneles de la exposición

En Arqueología los escolares tuvieron oportunidad de conocer el que podría ser el patrimonio menos conocido, por estar en zonas poco transitadas. Grabados rupestres, estaciones de cazoletas y canales, cuevas naturales, fondos de cabaña, concheros, etc., cada fotografía suponía una aproximación a las tipologías más habituales del registro aborigen del municipio.

El panel de Etnografía permitió acercarlos a diversas edificaciones de interés etnográfico e histórico vinculadas con actividades agrícolas tradicionales, como la molienda del cereal y la producción de gofio. Junto a los molinos les llamó poderosamente la atención la Hacienda de las Palmas de Anaga, uno de los mejores exponentes de la arquitectura rural que se conserva en la Isla, y que reúne ejemplos singulares de hornos y lagares excavados en piedra.

De patrimonio inmaterial, además de los Carnavales conocidos por todos, pudieron ver imágenes de la Gesta del 25 de Julio, la Quema del Judas, las procesiones de Semana Santa y el enrame de las cruces el 3 de mayo.

Pero sin duda, la temática más conocida por todos fue la del patrimonio arquitectónico, pues de las 44 declaraciones de BIC, 29 corresponden con los monumentos que se tropiezan en el día a día. No obstante, a pesar de reconocer la mayoría de edificios, esta muestra fue una oportunidad para acercarles más detalles sobre su construcción o uso, al tiempo que sirvió para despertar en ellos el interés por las distintas soluciones estilísticas o los bienes muebles que acogen.

Las conferencias

Además del planteamiento didáctico y pedagógico de los paneles, cada centro educativo se benefició de una charla realizada justo después de inaugurar la muestra. Se trataba de una estrategia complementaria que permitió que el alumnado ampliara los conocimientos acerca de lo recogido en cada ámbito, utilizando fotografías y esquemas que facilitaban su comprensión. Una parte importante de la actividad fue la propia intervención de los alumnos, ya que la charla se planteó para que desde el primer momento se convirtieran en espontáneos comunicadores ante sus compañeros.

Así, de forma dinámica y pedagógica, el alumnado iba desgranando los pormenores de aquellos bienes recogidos en la exposición y de muchos otros que incluía la presentación de diapositivas. Oportunidad pues, para erradicar muchos mitos acerca de temáticas tan variopintas como la masonería, los guanches o el franquismo.

Una estrategia con la que, desde Cultania, ampliamos el campo de la formación y divulgación acerca de nuestros elementos patrimoniales más destacados, esos que han formado parte de nuestro bagaje cultural y cuya relevancia queremos seguir transmitiendo a las generaciones venideras.

Puede encontrar más información sobre este proyecto en este enlace

Leave a Comment

dos + 19 =